Juramento Hipocrático

Share

 

260px-Hipocrates5

Hipócrates de Cos (460 a.n.e. – 370 a.n.e)
Se le considera el padre de la medicina

El juramento hipocrático es un antiguo juramento que durante siglos han realizado los médicos en su ceremonia de graduación. Este juramento, es un documento fundamental para la ética y deontología de la práctica médica, fue atribuido a Hipócrates en la antigüedad, aunque investigaciones más modernas indican que podría haber sido escrito después de su muerte. Es probablemente el documento más célebre del Corpus hipocrático.

Recientemente se ha puesto en duda la autenticidad del autor del documento, que para algunos investigadores proviene de una presunta escuela pitagórica de medicina, de la que no se tiene más noticias. Aunque hoy en día el juramento sólo se utiliza raramente en su forma original, sirve de base para otros juramentos y leyes similares que definen las buenas prácticas y morales médicas. Los licenciados que están a punto de empezar la práctica médica tradicionalmente pronuncian este juramento.

El juramento comprende una serie de normas de comportamiento que los médicos debían cumplir. Hoy en día, algunos de sus principios, como la importancia de no revelar las confidencias que los pacientes hagan a su médico (secreto profesional), siguen siendo válidos.

 

Juro:

Por Apolo médico y Asclepio y por Hygiea y Panacea y por todos los dioses y diosas, poniéndolos de jueces, que este mi juramento será cumplido hasta donde tengo poder y discernimiento. A aquel que me enseñó este arte, le estimaré lo mismo que a mis padres; él participará de mi mantenimiento y si lo desea participará de mis bienes. Consideraré su descendencia como mis hermanos, enseñándoles este arte sin cobrarles nada si ellos desean aprenderlo. Instruiré por precepto, por discurso y en todas las otras formas a los hijos del que me enseñó a mí y a los discípulos unidos por juramento y estipulación de acuerdo con la ley médica, y no a otras personas. Llevaré adelante ese régimen, el cual de acuerdo con mi poder y discernimiento será en beneficio de los enfermos y les apartará del perjuicio y el error. A nadie daré una droga mortal aun cuando me sea solicitada, ni daré consejo con ese fin. De la misma manera no daré a ninguna mujer supositorios destructores; mantendré mi vida y mi arte alejado de la culpa. No operaré (ni siquiera por talla) a los calculosos, dejando el camino a los que trabajan en esa práctica. A cualesquier cosa que entre, iré por el beneficio de los enfermos, absteniéndome de todo error voluntario y corrupción, y de lascivia con las mujeres y hombres libres o esclavos. Guardaré silencio sobre todo aquello que en mi profesión, o fuera de ella oiga o vea en la vida de los hombres que no deba ser público, manteniendo estas cosas de manera que no se pueda hablar de ellas. Ahora, si cumplo este juramento y no lo quebranto, que los frutos de la vida y el arte sean míos, que sea siempre honrado por todos los hombres y que lo contrario me ocurra si lo quebranto y soy perjuro.

3 comentarios

  1. Fieles seguidores de lo Clásico, junto con las nuevas tecnologías conquistaremos el futuro de la Medicina

  2. Muy bonito tu blog…FELICIDADES!!!!!…..también tengo uno adolessexia.cubava.cu
    el tuyo incluso puede facilitar el estudio por esa maravillosa carrera que al parecer elegiste…Contínua enriqueciéndolo.

    1. Muchas gracias por tus palabras. Tu blog también cuenta con mucho prestigio en la red .cu. Saludos

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.